¡ Pues vaya !

just another blog

NÚMEROS

numeros.jpg

Según los estudiosos de La Cábala, el hombre y todo lo que le rodea está sometido a FUERZAS. Éstas pueden ser internas o exterrnas a nosotros. Algunas nos son ya familiares: La Gravedad Universal, el Electromagnetismo, la Fuerza Nuclear en su doble vertiente, FUERTE y DÉBIL, la atracción sexual, la carga genética, las radiaciones solares, ondas de todo tipo, Inercias, el ambiente social, hasta las influencias ancestrales casi olvidadas. Tantas que ni siquiera nos atrevemos a sospechar, en definitiva, LAS FUERZAS de la NATURALEZA.

Rabbi Yehuda Ashlag (1885-1954) o Yehuda Leib Ha-Levi Ashlag también conocido como el Baal Ha-Sulam (“Maestro de la Escalera”, en referencia a su magnum opus) nos cuenta en su artículo La Esencia de la Sabiduría de la Cábala que “Existe una fuerza superior o Creador, desde ésta hay fuerzas gobernantes que bajan a nuestro mundo. No tenemos conocimiento de la cantidad de fuerzas que hay, pero de hecho, esto no tiene importancia. Nosotros existimos en este nuestro mundo. Somos creados por cierta fuerza superior a la que llamamos “el Creador”. Estamos familiarizados con diversas fuerzas en nuestro mundo, sin embargo, tenemos fuerzas de mayor magnitud que actúan, aunque permanezcan ocultas de nosotros”.

Veamos una de estas “influencias” un poco más de cerca.

Los números, tal cual los contemporáneos los conocemos y los manejamos, constituyen una serie sucesiva y homogénea, sólo apta para la especulación cuantitativa, y el conteo propio del mercado y la estadística. Siempre han tenido los números otra lectura, cualitativa, relacionada con las “proporciones” y “medidas” de la arquitectura y la armonía del hombre y del cosmos.
Los números poseen una realidad mágico teúrgica, que los hombres de nuestros días hemos olvidado, y que trataremos de recuperar. Ellos son módulos armónicos y medidas que relacionan al microcosmos (hombre), con el macrocosmos (universo), y responden a vibraciones secretas, que encuentran sus correspondencias en todas las cosas. Desde los acontecimientos mundiales, a los sucesos locales e individuales, los que forman parte de la armonía universal, que se expresa a través de números y medidas, semejando una gran sinfonía. De allí la conexión con la música, y particularmente con los ritmos y los ciclos.

Babilonia, Mesopotamia, hace más de 4.000 años.
Parece ser que la afición a los números proviene de antiguo. Para el común, su inicio se situaría en Mesopotamia. Se asignaban valores numéricos a las letras del alfabeto, y se calculaban los valores de los nombres, lo cual concuerda con la reverencia que existía ya en aquella época hacia los números, ya que pensaban que todos los dioses tenían números.

Como ejemplo, Sargón en el 705 a.C. afirma que el perímetro de su palacio en Khorsabad era igual a su nombre.

Pitágoras (570 a.C.) y sus seguidores solían representar los números mediante puntos en un pergamino o piedrecillas en la arena y los clasificaban según las formas poligonales de estas distribuciones de puntos, es decir, asociaban los números a figuras geométricas obtenidas por la disposición regular de puntos, cuya suma determina el número representado. Así obtenían los diversos tipos de números poligonales o figurados:

  • Los número triangulares: 1, 3, 6, 10, 15, …

  • Los número cuadrados: 1, 4, 9, 16, 25, …

  • Los números pentagonales: 1, 5, 12, 22, 35, …

  • …………………………………………………………………….

Los números poligonales aparecieron en los albores de la Escuela Pitagórica como un elemento esencial de su misticismo numérico: «no sólo las cosas son en esencia números sino que los números son concebidos como cosas», de modo que las expresiones «números triangulares» o «números cuadrados» no son meras metáforas sino que esos números son, efectivamente, ante el espíritu y ante los ojos, triángulos y cuadrados.PitagNumPolig.gif

La asociación del número con la imagen geométrica permitió a los pitagóricos la representación visual de los números combinando las dos esencias con que tiene que ver la Matemática: el número y la forma, confiriendo a los números propiedades y relaciones entre ellos que son completamente independientes de todo simbolismo introducido para representarlos, otorgándoles de este modo un carácter universal e inmutable. Pero los pitagóricos extendieron su visión al desarrollar su concepto: “Armonía de los Contrarios“. El concepto del contrario surge como consecuencia de la actividad cósmica, el pneuma ilimitado, este provoca una dualidad en los conceptos de todas las cosas, provocando así la antítesis de todos los elementos creados. 
Debido a esta dualidad de lo creado, es necesario un vínculo que los coordine. Este vínculo es la Armonía, así, los números y la armonía son los principios de las cosas.
Todo es número y armonía, entonces la armonía es la causa y fundamento del cosmos.
Los contrarios son el principio de las cosas, pues el ser es compuesto y formado de ellos, y que son inherentes a él.
El infinito y la verdad son la esencia de las cosas. De esta manera Pitágoras hace al número y la armonía la esencia de las cosas.
Con los números, Pitágoras explica las realidades físicas y las cualidades morales. Esto se debe a que según sus investigaciones los números no son abstracciones si no cosas concretas. Aristóteles explica esto diciendo: “los pitágoricos conciben las cosas como números porque conciben los números como cosas”.
Y todas las cifras pueden reducirse a los nueve primeros números de los que no son sino su progresión indefinida.

Es pues el código decimal una verdadera síntesis, y una llave simbólica para penetrar en los arcanos de lo desconocido. Por otra parte, el mismo Pitágoras nos dice que esta sucesión natural de la unidad –y su retorno a la misma– que simboliza el denario, está presente en forma potencial en los tres primeros números. Los símbolos numéricos se identifican exactamente con las figuras geométricas. El número uno corresponde a la unidad aritmética, y al punto en el plano geométrico. La recta, por sus dos puntos finales, al binario y al número dos. La unidad (sujeto) se refleja a sí misma, creando el binario (objeto). Y este conocimiento de sí, a través de su reflejo, está signado por el número tres que une a sujeto y objeto en el acto de conocer.

Una rama de esta ciencia de los números es la denominada NUMEROLOGÍA.
Esta disciplina se interesa por el valor simbólico de los números que representan un impulso de vida, una vibración, una influencia…La Numerología actual, se basa en los principios esbozados por Pitágoras en sus enseñanzas recogidas a lo largo de su vida a través de sus viajes por los principales centros de cultura de la época por todo el litoral Mediterráneo. Según Theon de Smyrna, “los pitagóricos veían los números como la fuente de la forma y la energía del mundo…dinámicos y activos incluso entre ellos…casi humanos en su capacidad de influencia mutua. Tienen sus atracciones y repulsiones, familias, amigos…”

Principalmente existen dos tipos de Numerología, la de raíces Pitagóricas y la de raíces Hebraicas, llamada Gematria. Aunque se piensa que esta última tiene un origen Griego. Si bien la Gematria se ha usado para otras funciones y aunque tienen puntos de partida comunes con la Numerología, como es el de dar un valor numérico a las letras del alfabeto y la comparación de estos números obtenidos, sus usos y aplicaciones son distintas. En la Gematria, cada una de las 22 letras del alfabeto hebreo representa tres cosas distintas:

  • Una letra, es decir un jeroglífico.
  • Un número de acuerdo al lugar que ocupa en la serie.
  • Una idea.

Se usaba fundamentalmente para el estudio de la Biblia, donde las palabras de un valor similar son aplicadas para explicar otras; siendo esta teoría extensible a las frases.  También a través de las 22 letras del alfabeto hebreo, se establece una correspondencia con los Arcanos Mayores del Tarot y de la misma forma con los 22 senderos del Árbol de la Vida Cabalístico. En cambio, en la Numerología Pitagórica las letras del alfabeto se numeran del 1 al 9, dando tres series principales:numeros y letras.jpg

El hacer una clasificación de 1 a 9, no quiere decir que los números más altos sean mejores que los más bajos, o que los números pares sean mejor que los impares. Simplemente no hay números mejores que otros, lo que si existe son combinaciones que favorecerán la armonía interior o la tensión.
Al igual que en el juego del dominó no existe una combinación que nos garantice el triunfo. Lo importante es cómo juguemos nuestras fichas.
Aunque diversos autores han atribuido un significado específico a cada una de las letras del alfabeto, nos vamos a centrar en su valor numérico expresado del 1 al 9 y en su diferenciación entre vocales y consonantes. Como un leve esbozo de lo que puede significar cada uno de los números de la serie primaria, podríamos decir:

  • El 0 es la situación previa a la idea
  • El 1 tiene la idea y hace un primer diseño a mano alzada
  • El 2 lo encuentra, y confidencialmente lo entrega al
  • 3 que empieza a imaginarlo y lo comenta con
  • El 4 lo dibuja a escala y desde diversas perspectivas
  • El 5 le busca una aplicación practica y lo distribuye
  • El 6 recoge toda la información y la entrega al
  • 7 que profundiza sobre el diseño y lo desarrolla
  • El 8 lo produce a gran escala
  • El 9 coordina todo el proceso

La Numerología permaneció durante siglos como una ciencia secreta reservada a los iniciados. En realidad, se encuentran rastros de la Numerología en todas las viejas civilizaciones. Escrituras santas se caracterizan por el simbólico de los números. San Agustin decía: “la estupidez de los números impide oír muchos pasos figurados y místicos de las Escrituras…” Los Hebreos transmitieron su enseñanza de los números por La Cabalá. Se sabe que Descartes se inspiró en la ciencia numérologica de Pitágoras para crear su Tratado de Geometría.
El doctor Encausse más conocido bajo el nombre de Papus, afirmaba que si se sabían leer los números que jalonan nuestra vida, tendríamos el conocimiento de nuestro destino. Y concluía: “desgraciadamente sólo, algunos iniciados saben la lira y está daño bien.”Si bien los primeros teóricos atribuyeron una serie de cualidades a cada uno de los números, el cuerpo de la Numerología ha sido desarrollado a lo largo del tiempo a través del estudio empírico de los ciclos de la vida de los seres humanos.

La Numerología tal y como la entendemos nace a principios de siglo, con la publicación de los trabajos de Sarah Joanna Dennis, estudiosa de la Biblia y de las ideas de Pitágoras, a la que con su libro “El sistema Balliet de la vibración numérica” se la puede considerar como la madre de la Numerología moderna.

Su trabajo fue continuado por el Instituto de Investigación Numérica de California. Teniendo como resultado una gran ampliación del cuerpo de la Numerología. Si quieres saber más… pincha

TRES NÚMEROS CON NOMBRE:

  • El número designado con la letra griega pi = 3,14159….(Pi) que relaciona la longitud de la circunferencia con su diámetro ( Longitud = 2.pi.radio= pi.diámetro).

  • El número e = 2´71828……, inicial del apellido de su descubridor Leonhard Euler (matemático suizo del siglo XVIII) que aparece como límite de la sucesión de término general sucesio.

  • El número designado con letra griega fi2= 1,61803… (Fi), llamado número de oro y que es la inicial del nombre del escultor griego Fidias que lo tuvo presente en sus obras, simbolo de las proporciones aúreas y por consiguiente de la Belleza.

    Parece que El Universo es la pizarra de Dios.

Powered by Zoundry

8 octubre 2007 Posted by | Comentarios, Creencias | 4 comentarios